Para crear tu marca personal hay que pensarla desde un concepto. Esto es lo que la gente percibe de vos. Tus símbolos, tus diseños, tu nombre, tus sonidos, tu reputación, tus empleados, tu tono de voz, y mucho más. Crear tu negocio online no es fácil, y cada cosa que subís a la web, consolida tu perfil en internet.

Es muy importante tener una estrategia bien enfocada para contarle a tu público qué es lo que hacés y por qué debería importarles a ellos. Por eso te presento esta pequeña guía, para ayudarte a pensar tu marca y ser reconocido desde el principio.

1. ¿Quién sos y por qué sos importante para los demás?

Pensá cómo te gustaría que la gente te conozca, qué dirías si tuvieras la oportunidad de ser entrevistado en los diarios, revistas, radios o televisión. Esto sería como una breve descripción de un actor o famoso que te guste.

Para describir mejor tu trabajo tenés que enfocarte en ¿por qué la gente te llamaría, o por qué te necesitaría? ¿Qué trabajos te gustaría resolverles a tus clientes? Así, ellos entenderían que te necesitan para que les resuelvas algo y entonces la relación entre ambos se construye desde ese valor en juego.

Recordá que las relaciones personales son lo más importante, y no los negocios o los objetos. Interesate por las personas. Involucrate con ellas más que con tu persona.

2. Elegí las palabras adecuadas y usá un concepto para tu marca personal.

Las mejores marcas del mundo asocian ciertas palabras con su empresa. Si pensamos en Adidas, Nike, Apple, Samsung, etc. pensamos en ciertas palabras que nos vienen a la mente, no por accidente, sino porque esas compañías trabajan para asociarse a esas palabras.

Tu marca personal es lo que las otras personas experimentan cuando interactúan con vos. Si ya obtuvieron  una buena experiencia, van a pensar en cosas positivas, y sino lo contrario. Por ejemplo, en Verven queremos ser asociados con las palabras pasión y negocio, específicamente con la frase “que tu pasión sea un negocio”. Nuestro cliente ideal es aquél que nos contacta para convertir su pasión en un negocio.

Crear una marca personal, es cómo encontrar una visión personal. Pensá entonces en las palabras y/o las frases con las que te gustaría ser asociado. El impacto y valor que tienen. Nosotros pensamos en una frase que describe nuestra filosofía y al mismo tiempo le propone al público para que haga lo mismo. Definí tus propias palabras y usalas para tu identidad.

3. Definí la identidad y los valores de tu marca personal

En el mercado actual, lo importante es distinguirse y ser único. Pero esto no es fácil de lograr y mantener en el tiempo. Casi siempre esta parte se subestima, pero quienes se esfuerzan en lo conceptual, obtienen una ventaja enorme.

Ser coherente con los valores por los cuales abriste tu negocio, hace que la gente descifre rápidamente los mensajes de tu marca personal y  que le encuentren un sentido. Cuando establecés una marca creativa y única, estarás ganando en atención y también diferenciandote del resto, siendo una referencia.

Cuando lográs hacer esto en el contexto adecuado, generás lealtad hacia tu marca, la gente te va a ver cómo la respuesta a lo que estaban buscando.

4. Convertite el propio narrador de tu historia.

En Internet hay que ser divertido e informativo a la vez. Aprendé a contar historias de manera personal y emotiva. Resultando interesante y entusiasta a la vez, las historias serán de calidad cuando el narrador conecta realmente con la gente.

Si estás escribiendo o produciendo fotos y/o videos, tendrías que evitar usar palabras rebuscadas. Hablá con ejemplos y metáforas fáciles y prácticas. Las decisiones de las personas son emocionales, así que tenés que conectar con ese aspecto principalmente.

5. Encontrá tu propia voz

Una cosa son los colores y diseños para tu sitio web o Facebook y otra cosa es definir tu propia voz. Empezá enfocándote en como podés contar tu propia historia, tus productos o tu compania ¿Qué momentos te hicieron crecer en tu vida? ¿Cuales fueron tus historias más importantes? ¿Y cuáles las más tristes? ¿Qué lecciones aprendiste?

La gente en las redes sociales tiende a mostrar sólo sus éxitos, pero también sirve relatar las partes de tu vida donde tuviste que superarte, donde las cosas se pusieron difíciles. Además, compartir tu proceso, tu mesa de trabajo, tus trucos de la manera más honesta posible. Ser honesto y auténtico es lo mejor que podés hacer por tu marca. Te vas a dar cuenta que es mucho más fácil expresarse siendo uno mismo.

marca personal

6. Empezá a crear tu comunidad.

Cuando conectás con gente que piensa como vos y empezás a conocerlos, podés aprender otras cosas acerca de tu marca personal y tu estilo, cosas por las que tendrías que pagar mucho para conocer.

Esta información es muy valiosa. Muchas veces los otros nos advierten de qué cosas estamos haciendo bien o mal. Es la perspectiva de los demás, son los consejos de los seguidores que ven las cosas desde afuera. Dialogá con las personas sobre cómo ellos perciben tu identidad.

7. Ejercicios de prueba y error. Hacer es el nuevo decir.

En Verven cuando decimos “que tu pasión sea un negocio”, no se trata solo de un eslógan… es un deseo de ponerse manos a la obra. Es lo que siempre quisimos para nosotros mismos. Buscá qué es lo que te apasiona y convertilo en un negocio. Enfocate en tu pasión y ponete a trabajar ahora mismo. El resto son excusas. Tenés que ser honesto con vos mismo sobre tus tiempos y motivos.

Si hay algo que nace dentro tuyo, que sea realmente importante y apasionante para vos, seguro vas a encontrar el tiempo para hacerlo de alguna manera. Vas a fallar y vas a caer en ocasiones, pero te vas a volver a levantar, porque para vos vale la pena. Así es como se consigue salir adelante.

8. Probá con tu red social

Seguro que ya estás registrado en alguna red social. Entonces podés empezar a mirar a tu perfil online como si fuera tu primer sitio web ¿Qué escribirías en tu sitio web? ¿Qué imágenes dejarías? ¿Cuáles son las que vas a borrar? ¿Cuál es tu email de contacto? ¿Tenés todas las fotos que necesitás para mostrar tu trabajo?

Acá es donde vas a verte cómo un emprendedor. Vas a descartar muchas fotos inadecuadas y dejar sólo las que tengan que ver con tu negocio, tus valores y tu visión.

Tomalo como un juego. Tu perfil tiene que reflejar las palabras y conceptos que definiste en los pasos anteriores. Vas a ver cómo poco a poco vas a despertar la curiosidad en todos. Más adelante podés pensar en conseguir tu sitio web, pero la idea es ponerse manos a la obra lo antes posible.

9. Colocá las imágenes que más te interesan

Al momento de llenar tu web o tu perfil online, vas a necesitar fotos tuyas. Todos queremos vernos bien en las fotos así que pensá en conseguir alguien que pueda tomarte fotos que queden bien. No siempre tiene que ser un fotógrafo profesional… es suficiente un amigo y un teléfono celular con buena cámara.

Lo mismo para tus productos. Buscá un lugar en tu casa con un fondo uniforme para sacarle fotos, y una mesa cerca de la ventana para tener buena luz. Todo depende del trabajo que uno haga pero en este punto lo importante es explorar el objeto con la cámara, tomar varias fotos, buscar otros ángulos y experimentar.

Si no se te ocurre nada, empezá viendo ejemplos de gente famosa a la que seguís o admirás. Te encontrarás con muchas ideas de cómo llenaron ellos su perfil online, ¿Cuáles son sus frases? ¿Qué imágenes suben a sus perfiles? ¿Qué cosas les interesan? etc.

Muchas veces, el lugar donde se toman las fotos sirve para reflejar tu identidad. ¿A qué lugares vas frecuentemente? ¿A una plaza, un bar, un museo, una fábrica? ¿Vas de día, de tarde o de noche?

10. La tecnología es la mejor amiga de tu marca personal.

En el mundo digital la tecnología está de tu lado. Siempre vas a encontrar una herramienta para todo. Hay sitios webs para descargar imágenes, videos, música, hay programas para hacer collages, editar fotos, crear pósters con frases, etc. Siempre sale a luz alguna nueva herramienta para ayudarnos y ahorrarnos tiempo, y lo mejor es que muchas son gratis. Usá la tecnología a tu favor. En Verven siempre estamos buscando y encontrando este tipo de recursos que son pequeños atajos para producir mejores resultados.

Para finalizar, las mejores marcas siguen este tipo de guias, así que ahora también vos podés seguir. Lo importante es terminar generando unas pautas para que todo lo que digas siga una coherencia discursiva y visual.

Se especializa en fotografía, diseño gráfico y edición de videos. También capacita a personas para que puedan sacar un mejor provecho de las herramientas que se basan en Internet y los distintos dispositivos disponibles en el mercado.