La primera impresión es lo que hará que a un determinado público le guste o no le guste algo desde un primer momento. Porque considerándolo en términos estadísticos, será poco probable que un público ecologista simpatice por el color verde muy oscuro frente a un color verde más fresco. También será poco probable que una audiencia infantil prefiera personajes serios en blanco y negro frente a otros con rasgos exagerados y de colores vibrantes.

Muchos le restan importancia a este aspecto concluyendo que sólo “debe llamar la atención” o “agradar a la vista”, pero es de vital importancia diseñar la imagen de tu marca para que puedas sintonizar mejor con una audiencia y obtener mayores ventajas en cuanto a tus resultados.

El principal beneficio que los clientes perciben de este servicio es poder contar con una imagen resuelta y profesional que apunta hacia un público de forma congruente.