Las empresas e instituciones se reconocen por sus logos. Y se ven tan sencillos que se les resta la importancia que merecen… basta con que “guste y sea creativo” ¡Y no es para tomarlo con liviandad! Un negocio profesional, debe verse profesional, y su logo no puede ser amateur.

A medida que un negocio va creciendo, se hace un mayor empleo y aplicación del logo en nuevos soportes que lo contienen. Cabe aclarar que los puntos a continuación tratan de la aplicabilidad de un logo, y no los relacionados con su concepto de comunicación, porque eso ya merecería un capítulo aparte.

Bueno, sin dar más vueltas ¡Aquí vamos!

 

1. ¿Tu logo puede apreciarse en casi cualquier tamaño?

A veces, el logo debe estar en lugares poco generosos, y tanto la imagen como la tipografía deberían poder distinguirse y leerse lo mejor posible. También está el caso de la distancia a la que lo percibimos. Estando el logo muy lejos (como por ejemplo, en un cartel) también debería poder distinguirse con la menor dificultad posible.

¿Tu logo se adapta a cualquier tamaño?

En esta imagen podemos visualizar a la izquierda un logo que tiene óptimas condiciones para poder verse y leerse. Comparado con el de la derecha, notaremos que el segundo casi no se percibe.

 

2. ¿Tu logo puede sintetizarse?

En algún momento puede que tengas que emplear tu logo en un aviso de un diario a un solo color, se te ocurrirá hacer sellos de goma, labrarlo sobre metal, grabarlo en láser, etc. Una de las cosas a tener en cuenta, si tu logo no es versátil, es que con seguridad tendrás que acarrear mayores gastos para poder aplicarlo bien.

¿Tu logo puede reducirse a un color?

En la imagen de arriba, el logo de la izquierda puede resolverse económicamente con un simple rotulado, mientras que el de la derecha necesita ser impreso a full-color (además de rotularse).

 

3. ¿Tu logo se adapta a cualquier orientación?

Un logo debe estar pensado para verse sobre un soporte vertical, horizontal, cuadrado, circular, cilíndrico, o ¡el que fuese!

¿Tu logo puede adaptarse?

Notemos que en el logo de la izquierda, los espacios se pueden aprovechar bastante bien. En el de la derecha, en algunos casos no se distingue muy bien, y hasta es necesario rotarlo para que aproveche mejor el espacio, donde se pierde también comodidad al leer.

 

4. ¿Tu logo tiene personalidad?

Hoy en día, contamos con una fuerte presencia de logos y objetos visuales de todo tipo. Hay una fuerte pugna competitiva entre los negocios por atraer a los consumidores, por lo que los que un logo debe estar preparado para poder marcar presencia ante los demás.

¿Tu logo tiene una personalidad fuerte?

 

En la imagen de arriba quitamos además los atributos de color para ver qué tanto impacto genera. Un aspecto que se denomina pregnancia, que segúna la Real Academia Española es la “Cualidad de las formas visuales que captan la atención del observador por la simplicidad, equilibrio o estabilidad de su estructura.”

Se dedica al diseño y desarrollo web con hincapié en la plataforma WordPress. También asiste a quienes recién se inician o quieren perfeccionarse profesional y laboralmente por medio de Cursos Verven.